Por qué tener tus metros cuadrados personales es importante

Alguna vez alguien me dijo que yo no sería 100% feliz hasta que viviera en una casa a mi completo gusto. Honestamente no le creí, si les soy sincera hasta me enojé un poco; ¡Cómo se atrevía a decirme que no me iba a realizar en ningún aspecto hasta que viviera en mi espacio!

Temo decirles –un poco a mi pesar- que esa persona estaba en lo cierto, esta mañana precisamente iba saliendo de mi casa caminando, feliz, plena y así, sin más, recordé esa frase.

Jamás me imaginé que tener un lugar en el que cada centímetro está a mi gusto –o al de Gala, (mi yorkie) y sus juguetes tirados…- me fuera a dar tanto placer y a favorecer otros aspectos de mi vida, los seguidores del Feng Shui seguro dirían algo así como que si eres feliz en tus metros cuadrados lo trasciendes a la vida, o algo así…

Pero tener tus metros cuadrados personales es importante no solo porque un día alguien me dijo eso, ni por el Feng Shui, si no por muchas otras cosas por ejemplo:

1.- Te vuelves MUCHO más responsable. Es eso o quedarte sin luz, lo que implica sin refri, es decir, sin comida, sin horno, ni tostador ni licuadora, ni internet, ni celular etc… O bañarte con agua fría y no poder cocinar, todo esto si olvidas hacer los pagos correspondientes.

2.- Aprendes a administrarte. Pagar los gastos básicos de un departamento (agua, luz, gas, internet, mantenimiento, comida) te hace priorizar las cosas, de pronto un par de zapatos –aún sigo luchando con eso- no es lo primero que vas a pagar.

3.- Eres LA reina, jefa, señora de la casa, emperatriz, jerarca o co-habitante (porque en mi caso,  Gala es, claramente, quien manda) de tus metros cuadrados personales. En otras palabras tú decides qué se hace y qué no. ¿Recuerdan esa frase de: “cuando tengas tu casa tú decides”? pues éste es el momento.

4.- Disfrutas de tu compañía. Esto es lo MÁS trillado y me tomó muchos meses entenderlo, pero es verdad; tanto, que cuando no estés por unos días en tu espacio querrás volver a él, en ti, contigo. Una vez que sabes estar contigo no necesitas NADA más.

5.- De pronto te vuelves decoradora de interiores. Esta es la parte que más me gustó, elegir cómo iba a ser cada rincón de mis metros cuadrados personales. El comedor, la sala, la recámara, los adornos, la mesa de la tele (me tomó un año decidirme a por fin tener una tele), cada rincón planeado cuidadosamente y *spoiler alert* NUNCA se acaba, siempre hay cosas que quieres añadir, yo por ejemplo, muero por dos cosas: un tapete redondo en tonos fucsia y bugambilia y cambiar el piso por uno vinílico –es HIPER fácil de limpiar- y en color gris que por cierto es mi nuevo color-obsesión.

Mientras soluciono mis obsesiones de decoradora amateur, podría darles millones de razones más para atreverse a tener tus metros cuadrados personales, pero la más importante es la experiencia que esto te da, es única, algo que tienes que hacer por lo menos una vez en la vida, aunque después decidas regresar corriendo a casa de tus papás o con tu roomie, pero el sentimiento que te produce tener un hogar es algo que te quedará marcado por siempre.

Besos y más besos

@AnaQuéconQué

«No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa»

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas. "No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa"

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Newsletter

SUSCRÍBETE AL BLOG Y RECIBE LO ÚLTIMO EN IMAGEN, TIPS DE MODA, BELLEZA Y LIFESTYLE

* indicates required
Videoblog