Minimalismo Femenino

Esta vez no estoy hablando de una tendencia al vestir, tampoco de los accesorios discretos pero chic, ni siquiera de muebles lindos y femeninos en tu casa, estoy hablando de un tema con el que desafortunadamente estoy segura muchas mujeres se sentirán identificadas en algún punto.

No me gustaría llamarlo “el mal mayor” porque algunas de ustedes dirán: “Ana, eso no es nada, hay cosas más importantes o graves en la vida” y es cierto, hay miles de niños sufriendo no sólo en un continente tan lejano y ajeno para nosotros como es África, si no aquí a la vuelta de la esquina, en las vías del tren, pero éste tampoco es el tema porque si de deprimirnos se trata puedo seguir esta lista hasta que ustedes y yo lloremos.

Cuando en el título decidí poner minimalismo femenino estoy hablando de algo que todas las mujeres hacemos – sí, incluso esas que ustedes creen que serían capaces de cachetear a cualquiera- me refiero a cuando “nos hacemos chiquitas” y cual galleta mágica de Alicia en el País de las Maravillas nos minimizamos o nos dejamos minimizar, nos enpequeñecemos, nos encogemos.

Alicia en el Pais de las Maravillas

¿Todavía no saben de qué les hablo? ¿Les suenan estas frases?

“Perdón pero necesito que me escuches”

“Perdón pero no me parece que…”

“Perdón pero creo que no tienes razón”

¿Por qué pedimos perdón ante cosas que son perfectamente normales? Tenemos derecho a ser escuchadas, a tener una opinión distinta y a expresar que la razón no le pertenece a otra persona y no por eso tenemos que pedir perdón, ¡no estamos cometiendo un error!

¿Y qué tal cuando como niñas de 3 años pedimos permiso?

¿Te molesta si llego después porque quiero ir al gym / con mi amiga o de compras?

Es como la historia de mi amiga Julie ella solía ser la típica chica que llegaba a cualquier lugar y brillaba, siempre tenía chicos a su alrededor tratando de conquistarla, verla era un espectáculo, era esa clase de mujer que lo tenía todo: belleza, astucia y un futuro prometedor, jamás salía a la calle sin arreglarse, recuerdo haber estado esperando horas por ella porque la pestaña número 32 no quedaba perfecta, pero apareció El Sapo y ella se dejó conquistar por él, ahí comenzó su minimización, poco a poco se fue apagando esa luz que brillaba en ella, hoy ha cambiado su lenguaje, jamás se arregla y tiene esa mirada triste y vacía de quienes ven sentados la vida pasar, se dejó minimizar y aunque muchas veces pienso que hay esperanzas para ella, pues lo mismo le pasó a Kia y como ave fénix resurgió para ser hoy una mujer que comienza a brillar, también dicen por ahí que hay que tocar fondo y ella aun no lo hace.

minimalismo femenino

El debate está entre lo que dice Cam –que ella nunca se dejaría llevar a ese extremo- y lo que dice Mara – que basta enamorarse ciegamente para llegar ahí- pero entonces la pregunta es: ¿El amor minimiza?

Se los dejo de tarea

By @AnaQueconque

“No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas.
“No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

2 Comments

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Newsletter

SUSCRÍBETE AL BLOG Y RECIBE LO ÚLTIMO EN IMAGEN, TIPS DE MODA, BELLEZA Y LIFESTYLE

* indicates required
Videoblog