Mi teoría del amor espontáneo

Querido Sapo:

Si no mal recuerdo, por ahí de la prepa o la secundaria me enseñaron algo que se llamaba la teoría de la generación espontánea. Honestamente nunca creí que me sirviera de nada, eso de que nacieran moscas y sapos de la nada la verdad es que no tenía ningún sentido –según yo-¡Qué equivocada estaba!

Los sapos si nacen de la nada –y desaparecen también de la nada-.

El amor espontáneo nace junto con ésos sapos, que vienen prometiéndote el paraíso, esto que te cuento les pasó recientemente a mis amigas, te explico:

Mara está de lo más entusiasmada con su sapo espontáneo, lo conoció en Tinder –¡Dónde más! si en estos tiempos parece que es la única oportunidad- él, dice haberse enamorado a primera vista, la verdad es que yo no sé si creo ya en el amor a primera vista… pero eso será tema de otro día…

Continúo… que si no, me desvío del tema, el sapo espontáneo de Mara la invitó a cenar en la primera cita, a un lugar caro, por supuesto, y con botella de vino incluida… además, presumió sus conocimientos de enólogo, arte y libros –o eso dice ella– ¡Obviamente cayó redondita!

Además parecía seguro de lo que quiere en la vida y lo que está buscando… el sueño de toda chica de veintitreintas. Ahora ella siente ése amor espontáneo, que aunque no va a admitirlo, le pone mariposas en el estómago y sonrisas bobas a toda hora.

Teoria-del-amor-espontaneo

Éste sapo, está aún en cuarentena, es decir, no sabemos si desaparecerá pronto o no…

La siguiente en caer en las redes de los sapos espontáneos fue Chloè. Conoció al sapo perfecto, bueno no, no era tan perfecto, pero soltero, que ya es bastante perfecto en estos tiempos… No era tan alto como le hubiera gustado y su ortografía tampoco era la mejor, pero ¡qué más da! Aun así le dio una oportunidad.

Éste sapo usó la misma estrategia que el sapo de Mara. Comida en restaurante fancy, presumió su trabajo y su posición, le dijo que era la mujer perfecta, vamos, la princesa del castillo que él ya tenía. Protegido por una cordillera, con una vista a las montañas. Él todo un caballero, atento y en todo momento ahí, por si eso fuera poco respondía los mensajes con una rapidez impresionante para cualquier hombre (no me vas a negar querido Sapo que a ustedes eso de chatear nomás no se les da…) pero a él sí. Todo parecía tan perfecto que Chloè estaba un poco incrédula y asustada… el sapo espontáneo, de verdad parecía que estaba buscando una princesa léase esposa. Después de la segunda cita, el sapo y su amor espontáneo desaparecieron para siempre, así sin más… Chloè no sabía si sentirse triste o aliviada, enojada o feliz, sorprendida o no…

Teoria-del-amor-espontaneo-2

Hasta que decidió que todo buen tiempo pasado con un sapo espontáneo suma, ¡Mejor un sapo espontáneo que uno de pantano!

¡Nadie iba a robarle la sonrisa! y como diría mi gurú: Las cosas que no pasan también pasan por algo, algún día sabrás el por qué…

La pregunta de hoy mi querido sapo sería justo la que no sé si puedas responder.

¿Por qué los sapos desaparecen de esta manera, con todo y su amor espontáneo, por qué no solo decir: no gracias o ¡Hay que ser amigos!? Y ya, sin dramas ni historias complicadas.

Besos,

Princesa Deshilachada

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas. "No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa"

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscríbete

Videoblog