Mi príncipe azul se volvió sapo

A riesgo de sonar recurrente, estoy convencida de que Disney pone un chip al nacer a todas las mujeres, con lo cual todas, sin excepción, nos sentimos princesas (deshilachada en mi caso, como diría mi santa madre) pero princesas al fin; punk, rosas, chic, fresas, rebeldes, renegadas, hipsters, campiranas, libres, reprimidas, soñadoras, realistas, hay tantas princesas diferentes como mujeres en el mundo.

El punto es que nadie nos pregunta (por lo menos a mí nadie me preguntó) si queremos un príncipe azul (verde, amarillo o negro, a estas alturas ya me da igual!) pero nos hacen desearlo, si ya saben, como peli gringa: “the big house, the white fence and the dog” (si, si flores incluidas).

Chicos, aunque digamos que no, en el fondo en algún punto y de alguna forma queremos nuestro happy ending, no todas somos iguales, por lo que habrá quienes se conformen con un “y vivieron felices por siempre” muy simple, peeeeero para muchas otras (amigas si, la pedrada es para ustedes nosotras) no es así de sencillo.

 

Y ahí vamos por la vida, en la búsqueda de nuestro propio cuento de hadas y en el camino hay ogros, brujas, hechiceros (para ponerles nombres “bonitos”) y por fin cuando crees que tu príncipe es THE ONE, y piensas en “the white fence, the dog and the big house” como peli de Hollywood ta taaaan!  efectos especiales y ¡el príncipe se vuelve sapo!

 

Lo sé, lo “normal” debería ser al revés, pero en mi caso, y en el de mi amiga Amaia, mi otra amiga que me mata si digo el nombre, mi amiga la que corre mucho y mi amiga la “esotérica” ha sido así, cual hechizo de cenicienta después de las 12 el príncipe se volvió sapo y adiós castillo (aunque fuera de hojalata).

Ojo chicos, también aplica para ustedes, sí, a veces la princesa se vuelve Cenicienta!

Y ahí vamos de nuevo chicos y chicas a buscar príncipes y princesas, yo no sé ustedes, pero en el momento que vi ésta escena de Sex & The City dije: OMG yo también! La frase no puede ser más perfecta!

 

Y el siguiente paso es el momento (que nos pasa a tod@s) donde no sabes bien a qué grupo perteneces, tú estas feliz y disfrutando tu soltería (por lo menos hasta que llegue otro sapo príncipe) pero viene la pesadilla de las pesadillas…

Reuniones familiares: hora de ponerte la armadura contra comentarios tontos o buscar un novio de emergencia, pues el comentario de la tía lucha llega antes de que termines de saludar a toda la concurrencia: “cuando te vas a casar, yo a tu edad ya tenía 4 hijos y estaba esperando el 5” (madre mía, el comentario que todas tienen en la cabeza me lo guardo ¡porque este blog es familiar!) también está la abuelita diciéndote que quiere ver bisnietos; tus primitos si ésos chiquitos a los que solías robarles dulces, están de lo más acaramelados con una niña cuyo escote llega a las rodillas, preguntas,comentarios, tortura tipo la edad media!!

Por eso ahí les va la respuesta perfecta a cualquier comentario: MI PRÍNCIPE AZUL SE VOLVIÓ SAPO Y PUNTO!

*Amaia, amiga que me matas si digo el nombre, amiga que corres, amiga esotérica y todas las seguidoras de éste blog, si les gusta (y les sirve la frase) se las regalo; chicos, a ustedes les doy la versión “de chicos”: MI PRINCESA SE VOLVIÓ CENICIENTA.

Y la última frase que sin saber que yo escribía sobre esto me la mandó un amigo al que quiero mucho: “Lo que es para ti, ¡nadie te lo quita”!

Les dejo besos, abrazos y magia MUCHA magia!

By @AnaQueconQue

“No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

 

 

 

 

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas. "No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa"

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscríbete

Videoblog