Chicas, los volvemos locos!

Chicos!! no crean que he olvidado su martes!

Es mas hoy hablaré de algo que seguro les gustará…

Como siempre mezclaré un poco el “ustedes” con el “nosotras”, esta vez el tema tiene que ver con “lo que los hacemos sufrir” y aunque ustedes también se hacen las víctimas, chicas quién no ha visto la cara sufrimiento auténtico de un chico en las tiendas cuando nosotras vamos de compras, sosteniendo los ganchos con ropa que no compraremos pero que nos probaremos de todas formas (a lo que ustedes piensan, por qué lo hacen si no lo van a comprar?) las bolsas de lo que compramos, el bolso de mano, a veces incluso buscando una talla mas cuando nosotras estamos en el probador, una tarea titánica, pues para ellos los jeans son “todos iguales, son solo jeans”, además nos tienen que esperar afuera del probador tratando de imaginar los jeans con “la blusa que use en el cumpleaños de Carolina y los zapatos del bautizo de tu sobrino” y ellos no recuerdan ni lo uno ni lo otro…

Ni hablar de descifrar colores que no saben ni que existen, o como diría mi padre “el salmón es un pescado no un color”.

Les voy a compartir una anécdota… quizá el protagonista me ahorque pero como siempre no diré nombres y sé que las chicas lo disfrutarán y los chicos sentirán empatía!

Hace tiempo había visto un foulard (chicos para ustedes mhh llamémosle bufanda) en una tienda, era súper lindo y no quedaban más que las del aparador para las cuales había lista de espera, por lo que sinceramente me di por vencida, en realidad era un regalo que tenía que hacer, tiempo más tarde volví a ver la prenda en una tienda cerca de casa del protagonista de la historia, en ese momento no la compré por esa cosa que tenemos muchas chicas de “después vengo”, y que a ustedes los exaspera. Total que llegó el día en que quería hacer el regalo, el tiempo se me venía encima y no me quedó más que pedirle  a este chico que fuera a la tienda en cuestión a buscar un foulard de tela muy finita tipo seda con incrustaciones color cobre que no eran chaquira ni lentejuela pero parecido y el foulard era entre beige y cafecito.

Yo se que las chicas que me están leyendo ya hasta lo imaginaron mientras que los chicos tienen una ecuación en la cabeza y un signo de interrogación en la cara…

Total que después de varias llamadas y mucha paciencia este chico tuvo la brillante idea de ponerme en el teléfono con la vendedora, que supo exactamente lo que yo le estaba describiendo, se lo dio y yo pude dar el regalo.

Por qué les digo todo esto, bueno porque en este espacio suelo reconocer que a veces no nos ponemos en sus zapatos y en esta ocasión entiendo que estaba pidiendo algo muy difícil! Pero lo logramos! Así que chicos es posible con paciencia y queriéndonos mucho!

Quejas, sugerencias o experiencias que quieran compartir de cualquiera de los dos lados son más que bienvenidos!

Fins demà

By Ana

P.D. Una idea que quizá funcione para que no tengan que acompañarnos (no les garantizo que funcione con todas nosotras) propónganos una tarde de compras con nuestras amigas, sugiéranos que los sorprendamos con algo nuevo y quizá eso nos inspire… mas vale intentarlo no?? éso si los que tengan hijos funcionará que se ofrezcan a cuidarlos…

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas.
“No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Newsletter

SUSCRÍBETE AL BLOG Y RECIBE LO ÚLTIMO EN IMAGEN, TIPS DE MODA, BELLEZA Y LIFESTYLE

* indicates required
Videoblog