Adictos a la tecnología

He de confesarles que hasta antes de escribir esto yo no me consideraba adicta a la tecnología, es más, tardé mucho en tener un teléfono con internet –créanlo o no- y era bastante feliz con el típico que parece sacado de una caja de cereal.

El tema de la tecnología no es mi favorito, para que los engaño, no soy experta y aun me cuesta entender cómo funcionan ciertas cosas, es como las matemáticas, yo no sé ustedes pero los números no son lo mío, por eso escribo, leo, hablo…

Mi punto es que hay cosas de las que no todos somos “fans”, pero no por eso quiere decir que no las necesitemos… al menos eso es lo que me enseñó esta semana la tecnología cuando decidió hacerme bullying (¿O un favor?).

Todo empezó aquella tarde que después de comer salí hacia la oficina, cantando en el coche y tan contenta como sorprendida de que mi celular no estuviera vibrando y sonando con las 21mil alertas entre whatsapp, facebook, fanpage, twitter, instagram, mail y hasta la aplicación de: “hay 10mil imágenes nuevas visítalas”.

large (1)

Cuando me bajo del coche y decido revisar por qué no sonaba mi celular, resulta que él estaba en la mesa de la cocina feliz de la vida, regresarme por él no era una opción, seguro que para este punto ya se siente alguien identificada.

Lo primero que pensé fue: “Y si necesito hacer una llamada qué hago, ahora con las lluvias es peligroso, imagínate que se me quede el carro, ¿Y si choco? Ni siquiera puedo llamarle al seguro, mi amiga y el sapo deben estar pensando que no quiero responderles el teléfono, mi mamá seguro cree que ya me pasó algo etc…”

Sí, llámenme La Paranoica en su punto cúspide. Para serles sincera me hubiera sentido más cómoda caminando por la calle con el traje de baño “estilo salchicha” que uso para la natación que sin mi amado teléfono.

Ésa misma semana, mi whatsapp se puso en huelga y no quería funcionar, al principio me desesperé, después dije: “Ana, relájate, un sonido menos”; el problema es que decidió funcionar justo cuando uno de los sapos de mis cuentos decidió mandar un mensaje: ¿Por qué en ése momento sirvió perfecto? ¿Entienden ahora cuando les digo que la tecnología (junto con Cupido) me hacen bullying? Afortunadamente volvió a ponerse sus moños un rato después, junto con todas las demás aplicaciones que involucraran internet, con lo que sinceramente me sentí de regreso en los 90`s: Mi celular solo servía para jugar y hablar por teléfono.

Inevitablemente traté de recordar cómo era la vida cuando solíamos interactuar de verdad y no a través de los teléfonos, creo que me gustaba más hablar de frente, aunque después de los sucesos de la semana creo que me tengo de declarar “un poco, sólo un poco, dependiente de mi teléfono” ¿ Y ustedes, cómo se declaran?

By @AnaQueconQue

“No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

 

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas. "No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa"

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscríbete

Videoblog