Adicción a los chicos malos

Muy pocas de nosotras nos hemos resistido a un chico malo y es que tienen una armadura perfecta: son lindos pero no te empalagan, te hacen sentir bien, te dicen que les gustas pero en ningún momento se te echa encima ni te presiona, en vez de acosarte se interesa por tu vida, te anima a que le cuentes tus problemas y te escucha:

El perfecto caballero…

Que desaparece así sin más durante un tiempo prudente. En el momento más inesperado, y cuando sabe que te mueres por volver a verlo, reaparece tan encantador como siempre. Ya tiene el trabajo hecho: caes rendida a sus pies; pasan una noche maravillosa, pero él desaparece de nuevo. De repente, está muy ocupado. Te desesperas, reaparece una vez más y ya no se vuelve a ir… por el momento ¡Ah! Y eso sí, él pone las normas. Se ven cuando él quiere y hacen lo que él decide. Estás tan fascinada que aceptas lo que sea con tal de tenerlo cerca.

La única pregunta obligada a esta altura del post es: ¿Por qué nos gustan los chicos malos?

Adicción-a-los-chicos-malos-1

Intenté preguntarles a mis amigas, pero (y aunque me van a matar cuando lean esto) no lo hice porque ¡Ya me sé las respuestas!

Las respuestas van más o menos así…

Mi amiga Chlòe diría: “Él no es malo”.

Ok, quizá no haya matado a nadie, ni robó ninguna obra de arte, pero sí le rompe el corazón cada dos por tres, eso ya califica como chico malo ¿No creen?

A Cara simplemente le gustan los malos porque los lindos terminan aburriéndola, por lo que siempre les encuentra un defecto o ya no le gustan tanto (pero si le preguntan lo negará).

Mara siempre se hace la fuerte pero en cuanto el chico malo la busca se le mueve el mundo, se le rompe el corazón y llora cual Magdalena, ella cree que no es malo y que ella puede ver lo bueno en él… ajá…

Kia hay días que quiere un chico malo y días que quiere que ése chico malo sea bueno… not possible!

Esta vez estaba más que claro no iba a llegar a ningún lado preguntando y los chicos se me pusieron en plan víctima diciendo que “no todos son iguales” así no tuve más remedio que “echarme un clavado” a la psicología y ahí encontré la respuesta:

LA CULPA ES DE NUESTROS ANCESTROS PREHISTÓRICOS (CONCRETAMENTE LAS MUJERES)

Según la psicóloga Jean Twenge, coautora de The Narcissism Epidemic.

“Las mujeres se enganchan a los chicos que no temen a ir contra la corriente pues les resultan más hombres”.

La investigación fue más a fondo y aquí les va un ejemplo que lo admitamos o no nos va a hacer “clic” en al menos una de nuestras relaciones (pasadas o del presente).

Nuestras antecesoras prehistóricas se dieron cuenta de que esos tipos malos harían todo lo posible para protegerlas del peligro y para llevar a la cueva “hamburguesas de mamut” a la hora de comer, aunque tuvieran que quitárselas a los hombres de las otras cavernas. Con todo esto es normal que, aunque algo nos diga que estos chicos pueden darnos problemas, llevemos innato ése deseo de jugar con fuego…

Ésa adicción a los chicos malos...

Pero esto me deja aun con más preguntas: ¿Entonces, quiere decir que es como una especie de “gen” que tenemos las mujeres? y ¿No hay nada que hacer? ¿O lo tienes o no lo tienes?

¡Vaya herencia cortesía de las mujeres de las cavernas! ¡Me quedo perpleja!

Me encantaría tener el “antídoto” contra los chicos malos, pero como no lo venden en cápsulas ni jarabe ya les dije las características ¡para que los eviten!

 “No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa”

By @AnaQueconQue

Ana Qué con Qué

Creo que la belleza es universal y al alcance de todos, aquella que viene desde dentro y donde no importa talla, edad, peso, estatura o tamaño de curvas. "No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa"

Enviar comentarios

Deja un comentario

Anímate a conversar, te estamos esperando :)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscríbete

Videoblog